Clique e Assine por apenas R$ 0,50/dia
Reinaldo Azevedo Por Blog Blog do jornalista Reinaldo Azevedo: política, governo, PT, imprensa e cultura

“Los demonios de Azevedo”

No dia 20 de dezembro, informei que o jornalista Juan Arias (foto), do El País, havia publicado em seu blog uma versão em espanhol de um texto meu. Adivinhem só o que aconteceu! Os petralhas resolveram invadir a sua página para me atacar e para lhe explicar quem eu “realmente” seria, como se ele próprio […]

Por Reinaldo Azevedo Atualizado em 31 jul 2020, 09h47 - Publicado em 10 jan 2012, 13h01

juan-ariasNo dia 20 de dezembro, informei que o jornalista Juan Arias (foto), do El País, havia publicado em seu blog uma versão em espanhol de um texto meu. Adivinhem só o que aconteceu! Os petralhas resolveram invadir a sua página para me atacar e para lhe explicar quem eu “realmente” seria, como se ele próprio não fosse senhor de seu juízo. Contei o caso aqui. Arias havia dispensado algumas palavras generosas e gentis a este escriba, e os policiais de consciências ficaram inconsoláveis.

O jornalista do El País ficou tão impressionado com a violência e com a sanha persecutória dos petralhas que resolveu escrever ontem um outro post, cuja íntegra está aqui. Reproduzo abaixo um trecho. E, claro!, para não variar, os violentos já reagem com a fúria habitual. Os negritos pertencem ao original.
*

Los demonios de Azevedo y su respuesta a este blog

El 19 de Diciembre pasado, publiqué en este blog un artículo de Reinaldo Azevedo aparecido en el su blog del semanal VEJA, del que es también analista político. Se titulaba PERROS Y HOMBRES y me había  me parecido lo mejor que se había escrito sobre el delicado y escabroso tema de la enfermera brasileña de 23 años, que había torturado hasta la muerte a su perro en presencia de una niña pequeña. La publicación desencadenó enseguida una avalancha de más de 200 comentarios en este blog.

Unos para felicitarme, otros para criticar el que yo hubiese definido al periodista brasileño, como uno de los mayores analistas de macropolítica del país.  Sin duda, es el más leído de todos, por la derecha y por la izquierda y es un polemista inteligente y culto, además de un magnífico crítico literario.

El analista Azevedo, un periodista con una biografía limpia y una rectitud ética indiscutible, es una especie de Savonarola político que despierta en sus lectores, por sus posturas radicales — algunas de las cuales no siempre comparto, como él sabe — sentimientos mezclados de admiración y de rechazo, a veces hasta de odio y es acusado de lo que nunca ha escrito.

Continua após a publicidade

Azevedo ha querido responder personalmente a los lectores que entraron en mi blog:

RESPUESTA DE AZEVEDO
“Los dos somos, estimado Juan, la prueba de que la divergencia puede abrigar el respeto intelectual, la cordialidad y hasta el afecto. Y es ese el mundo que yo amo
. A pesar de lo que dicen mis enemigos, la defensa de la democracia, de los derechos individuales y de los derechos humanos guían mis pensamientos y mis textos. Repudio, eso sí, la manipulación de esos valores por algunas corrientes de izquierdas, en especial del PT, el partido que hoy está en el poder.

Sé muy bien que en todo el mundo los derechos colectivos mantienen una relación tensa con los derechos individuales. Ha sido así siempre a lo largo de la historia. Me considero como aquel que defiende la voz del INDIVIDUO. Protesto contra las corrientes de opinión que pretenden tener el monopolio de la historia. La historia no tiene dueños.

Usted se habrá dado cuenta que existen grupos organizados en Brasil para atacar las voces divergentes. Ellos “invadieron” su blog para intentar convencerlo que soy una persona que no merece respeto y que ni tendría el derecho de escribir. Lo que soy es un liberal convencido, lo que obviamente me convierte en un ANTIFASCISTA. Soy sólo un ardiente defensor de las garantías individuales como aparecen en el artículo V de nuestra Constitución, donde está el gozne de nuestro sistema democrático. Mis enemigos insisten en llamarme “autoritario”. No lo soy, pero tampoco me rindo ante la impostura”.

De su lector y admirador,
Reinaldo Azevedo.

Aunque Azevedo no lo dice en su respuesta hay quién lo acusa también de que se declare católico, como si cada uno no tuviera derecho a profesar la fe que mejor le plazca. Y lo que me extraña es que eso es en Brasil un país pluralista en sus confesiones, aunque el 80% se declaren católicos o simplemente cristianos. La mayoría de sus lectores que lo critican y lanzan contra él los demonios por el rigor de sus condenas contra los atropellos a la Constitución y al Derecho, seguramente son también creyentes, sobretodo cristianos.
(…)
Não deixem de ler a íntegra.

Continua após a publicidade
Publicidade